ocultar informaciónmostrar información

Centro Dotacional de Alta Eficiencia Energética

El proyecto nace con la premisa de conjugar tres requisitos de muy diversa naturaleza:

Integración en el entorno: el objetivo consistía en resolver un diseño
arquitectónico armonizado con el contexto rural, caracterizado por una arquitectura vernácula propia de un asentamiento rural que durante siglos ha configurado una escena urbana protagonizada por una construcción que se solventaba con materiales autóctonos y tecnologías básicas. La clave estaba en descubrir los principios que definen la identidad del lugar y al dictado de estos proyectar una arquitectura genuina.

Bajo consumo energético: Madarcos, es un municipio de tan solo 40
habitantes cuyo ayuntamiento dispone de escasos recursos económicos, y en
consecuencia la problemática fundamental que se le presentaba a la corporación local radicaba en la dificultad de soportar los gastos energéticos inherentes al uso del edificio.

Con esta premisa el encargo del proyecto conllevaba la inexorable necesidad de
proyectar un edificio que minimizara el coste de funcionamiento, solo así la
administración podía afrontar la gestión de este equipamiento.

Programa de usos complejo: Otra ambición de partida que había que
resolver en este proyecto consistía en diseñar una arquitectura versátil, que permitiera acoger diversos usos (sala polivalente, centro público de acceso a internet, biblioteca, sala de usos múltiples, etc.) funciones que acontecerían en régimen de ocupación discontinua, y sumando a estas dificultades también concurrían las complicaciones propias de la pública concurrencia.

La principal novedad del proyecto consistió en la incorporación de un sistema
innovador de paneles radiantes conformados con vidrios activos rellenos en su cámara de agua.

La propia traza del edificio conforma una grieta longitudinal que lo atraviesa de Este a Oeste, y que completa virtualmente el recorrido orbital inter-plazas uniendo los principales hitos urbanos y sus espacios asociados.

Se ha concebido una Arquitectura orientada a su integración con el contexto, por ello el edificio se proyecta valorando fundamentalmente el espacio interior como
contenedor de funciones, y concentrando en éste la idea generadora que da fuerza a nuestra propuesta. Bajo una luz cenital en el interior del edificio el usuario siente el pasar del día, como reflejo de la variable trayectoria solar, una forma de medir los tiempos en la vida de Madarcos, que antaño se materializaba “en el reloj de sol de la vez”, mecanismo que gobernaba a lo largo del día el reparto de los caudales de riego para los regantes.

El resultado es un edificio público que simultáneamente expresa integración y respeto al medio urbano, al contexto geográfico y a la historia de sus gentes.

El Green Building Council de España otorgó al edificio la certificación ambiental de obra construida: “ 2 HOJAS VERDE ”

  • Cliente: Excelentísimo Ayuntamiento de Madarcos
  • Finalización: 2012
  • Ubicación: Madarcos (Madrid)